¿Por qué la gente ama los autos clásicos?

¿Por qué la gente ama los autos clásicos?

Hablemos sin rodeos, y es que la verdad es que, en la mayoría de los casos, los autos clásicos son basura. Digo, si fueran buenos, todavía serian fabricados a la fecha. En cambio, los automóviles modernos son más rápidos, de mejor manejo, más confiables, más cómodos, más limpios, más seguros, más económicos y, casi siempre, más baratos de comprar. Básicamente, son mejores en casi todos los sentidos. Sin embargo, el automóvil clásico es claramente superior, y no solo existe, sino que está regresando al mercado, prosperando en un hábitat casi imposible para él, con un auge positivo en estos días. ¿Por qué? Hay muchas, pero muchas razones, pero la realidad que más pesa es que los clásicos nunca pasan de moda.

Primero, está el diseño del auto en sí. Los automóviles clásicos fueron creados un mundo análogo (sin tecnologías inteligentes) donde los diseñadores usaron lápiz y papel para crear formas elegantes y líneas fluidas que simplemente no serían posibles en el software de diseño basado en computadora utilizado por los diseñadores de automóviles modernos. Sólo hay que observar el  ala delantera de un Jaguar XK120 para entender este punto.

Estos diseños son hermosos en todos los sentidos, pero son formas que ningún diseñador moderno crearía hoy en día, a menudo, la forma en que el marco de metal debajo de la carrocería utilizada durante la etapa de prototipo (e incluso “dólares” utilizados para moldear la carrocería) tendría una influencia directa en la forma del auto

Estos diseños pertenecen a una era anterior, una época en la que muchas personas recuerdan con cariño, los años dorados para el auto.  Donde los diseñadores no estaban sujetos a restricciones como pruebas de colisión o coeficientes aerodinámicos de arrastre, y en su lugar creaban formas que reflejaban el estado de ánimo y las tendencias de la época. No había límites a la creatividad, expresaban lo que la época vivía. Tomemos como ejemplo el boom del Chevrolet Impala en los años 60’s. Largo, ancho, pero moderno, atrevido, tal y como la época se comportaba. Los colores eran atrevidos y populares.

Las técnicas de producción modernas también han eliminado gran parte del carácter de los automóviles nuevos. Los “sistemas” de producción masiva con computadoras desalmadas y robots en las líneas de producción que producen partes idénticas las 24 horas del día, los 7 días de la semana, con un solo propósito, el cual es cumplir los objetivos correspondientes para maximizar la eficiencia y el beneficio para los accionistas .Tal es el caso del famoso sistema de “just in Time” (sistema de producción Justo a Tiempo) que fabrica los autos sin inventario, ha vuelto la adquisición de autos simple y sencilla, uno ya no tiene que esperar la anunciada llegada del  Dodge Challenger 1974 después de haberla visto en posters, escuchado sobre este en reuniones o eventos. Uno solo tiene que buscar en su navegador lo último en autos y la información esta ahí, a su alcance. El misterio de la llegada de autos nuevos al mundo se ha esfumado.  

La producción de autos clásicos, en cambio, fue en gran medida un proceso manual realizado por ingenieros y artesanos que utilizaban herramientas simples complementadas por décadas de experiencia para crear y diseñar paneles a mano. Los resultados de esto son creaciones que han resistido las dificultades del uso diario y del paso del tiempo. No todos son así, por supuesto. Algunos estaban muy mal diseñados y construidos con menos cuidado, pero esto es lo que separa a los autos clásicos de los autos que son simplemente antiguos.

Cuéntanos cuál es tu auto clásico favorito, y si deseas adquirirlo, cuéntanos ¿por qué?

Aun no hay comentarios!!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *