Aceites para motores, lo que debes saber

Aceites para motores, lo que debes saber

Así como existen diferentes tipos de motores, los fabricantes de aceites también se esfuerzan por ofrecer compuestos que sean apropiados para cada tipo de motor y para cada uso en específico. No es lo mismo un motor gasolina de nueva generación que está construido con menor tolerancia de montaje entre las piezas, un motor diésel o incluso un motor que haya pasado de los 300.000 kilómetros.

Por ello, vamos a comentar qué tipos de aceites existen y cómo se clasifican de acuerdo al uso para el que están destinados. Las clasificaciones o normas que delimitan el uso y la aplicación de cada una de las alternativas en aceites responden a los adelantos de ingeniería y diseño que constantemente se aplican a los motores. Es necesario tener al menos una idea acerca de lo más importante de los motores de nuestros autos: el aceite.

Habrás visto que en los envases de aceite aparecen letras, grados de viscosidad, tipo de compuesto o las palabras “monogrado” y “multigrado”. Estas denominaciones sirven, en realidad, para clasificar el tipo de aceite, según el sistema SAE (Sociedad de Ingenieros Automotores) y según la API (Instituto Americano del Petróleo).

Viscosidad

El valor SAE define el grado de viscosidad del aceite. En las tiendas encontrarás aquellos que sean monogrados o multigrados; los aceites monogrados se caracterizan porque solo tienen un solo grado de viscosidad, mientras que los aceites multigrados, poseen un alto índice de viscosidad. La viscosidad se refiere a un valor que indica la mayor o menor estabilidad de un aceite lubricante con los cambios de temperatura; por ejemplo, un aceite 15W-40 (la W significa winter, invierno en español) mantendrá las propiedades necesarias para proteger al motor en temperaturas muy frías. En el ejemplo que damos, en teoría podría protegerlo desde alrededor de -20 grados, según la API, hasta unos teóricos 150 grados.

El número que acompaña a la W es un indicativo de lo que tarda en alcanzar el último punto de lubricación del motor. Cuanto mayor es el número, más tarda en hacerlo, algo que hay que tener en cuenta a la hora de pensar en la vida útil de nuestro motor. Cuanto más tarde, más posibilidades de dañar el propulsor.

Servicio

Ahora veamos un par de letras que podremos encontrar en los envases de aceite; el valor API. La primera letra determina el tipo de combustible del motor para el que fue diseñado el aceite, utilizándose una “S” para motores a gasolina y una “C” para motores diesel. La segunda letra determina la calidad del aceite y cuanto mayor es la letra (en el alfabeto) mejor es la calidad del aceite. Actualmente en motores a gasolina se ha llegado a la clasificación SN, lo que equivaldría al aceite para motores a gasolina de mayor calidad que existe hasta el momento, mientras que la clasificación actual más alta para motores diésel es la CJ-4.

Aceites minerales y sintéticos

En la actualidad se comercializan diferentes tipos de aceite para motor. El más básico, el de menos prestaciones, es el denominado como “aceite mineral“, especialmente indicado para motores con bastante desgaste y muchos años a sus espaldas.

Por encima encontramos los denominados como “semi sintéticos” o “con tecnología sintética”. Son los más habituales hoy días, utilizados por la inmensa mayoría de los fabricantes de automóviles. Son aceites con buenas prestaciones en un uso normal o incluso, en determinadas situaciones, intenso, pero no se pueden considerar 100% sintéticos pese a que lo ponga en la etiqueta.

Los 100% sintéticos son aceites normalmente reservados a motores de altas prestaciones o con gran nivel de exigencia, que necesitan de la mejor lubricación en cualquier circunstancia.
Un aceite sintético garantiza la máxima lubricación en frío con grandes propiedades antifricción, manteniendo sus cualidades incluso tras largos periodos de tiempo.

 

Aun no hay comentarios!!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *